https://www.fuegodevida.com

Online Pharma | 18.01.2017

El estrés es el mayor enemigo de tu rendimiento sexual
16 ENERO, 2017 by JULIA
0 0 0 0 0
El estrés puede venir dado por diferentes causas, pero por lo general si no aprendemos a manejar los problemas laborales o emocionales terminaremos por estresarnos. Y este mal puede tener consecuencias nefastas para la salud, como bien todos sabemos, pero además el estrés también es el mayor enemigo de tu rendimiento sexual.

Lo curioso del estrés y el sexo es que mientras el primero afecta negativamente al segundo, al revés ocurre lo contrario. De esta manera, una manera de conseguir que el estrés no afecte a nuestra vida y a nuestro rendimiento sexual sería practicar mucho sexo. Puede parecer contradictorio, sin embargo tiene mucho sentido. El sexo y el ejercicio físico que comporta nos ayuda a reducir el nivel de cortisol que liberamos, de manera que la sensación y los efectos del estrés se reducen también.

¿Por qué el estrés es el mayor enemigo de tu rendimiento sexual?

1. El estrés altera nuestras prioridades, consiguiendo que las preocupaciones laborales (o de cualquier ámbito) se pongan por delante de las necesidades emocionales y sexuales. Así, cuando llegamos a casa tras un día lleno de estrés, lo último que nos apetece es hacer el amor.

2. El estrés genera ansiedad y esto nos hace comer más y peor, con el consecuente aumento de peso y mala salud. Esto puede derivar en una bajada de autoestima y de la seguridad, cuya consecuencia directa es menos y peor sexo.

3. El estrés puede llevarte a medicarte (o todavía peor, automedicarte) y a tomar demasiado alcohol para paliar el desasosiego. Muchas medicinas tienen efectos colaterales que disminuyen el deseo sexual, mientras que el alcohol empeora drásticamente la capacidad de desempeño sexual.

4. El estrés desajusta nuestras hormonas sexuales, de manera que el ciclo menstrual puede desajustarse y afectar negativamente al deseo sexual y a la fertilidad. Estos desajustes también pueden afectar a los hombres, haciendo que no segreguen las hormonas sexuales en la medida correcta.

Así pues, si deseas que el estrés no perjudique a tu vida sexual, te recomendamos atajar el problema cuanto antes. Lo ideal es aprender a gestionar las situaciones difíciles o de mucho trabajo, si es necesario con ayuda de un terapeuta. Pero además el ejercicio físico y el propio sexo, como hemos visto, ayudan a que los niveles de estrés se mantengan a un nivel aceptable. Por eso, practicando ejercicio físico al menos 3 veces por semana y estimulando la vida sexual con todas las armas posibles conseguiremos que el estrés no nos supere ni llegue a perjudicar a nuestro rendimiento sexual.

Přidat nový příspěvek